Noticias

Proponen al BCH entregar remesas directamente para reducir cobros

Mientras en Estados Unidos se alistan a gravar con un dos por ciento la salida de remesas, en Honduras, donde los flujos dinamizan el consumo, distintos sectores proponen una serie de medidas para ate

Mientras en Estados Unidos se alistan a gravar con un dos por ciento la salida de remesas, en Honduras, donde los flujos dinamizan el consumo, distintos sectores proponen una serie de medidas para atenuar el impacto.

La discusión parte del hecho que el 2016 entraron al país alrededor de 3,924 millones de dólares lo que representó aproximadamente el 18 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), para ese año.

La proyección para el 2017 está fijada en que ingresen alrededor de 4,000 millones, pero sería menor al provenir la mayoría de los flujos del más de un millón de hondureños que viven en Estados Unidos.

El sector de los consumidores considera como “un duro golpe porque significaría menos ingresos. Se estima que serían más de 64 millones menos de dólares anuales” manifestó el coordinador de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah), Adalid Irías.

DESTIERRO ECONÓMICO
Agregó que sumado a la anterior, la disminución de los flujos migratorios debido a las políticas anti-inmigrantes de Donald Trump, el panorama se presenta con menor poder adquisitivo para los consumidores hondureños.

Las remesas “son la principal fuente de ingresos lamentablemente para los hondureños que no encontraron oportunidades en el país, son los que están salvando la economía, como exiliados económicos”.

Ante esta disyuntiva, Irías propone al Banco Central de Honduras (BCH), abrir ventanillas para el retiro de remesas y reducir así el impacto de gravamen y los costos de envió que cobran las remesadoras y los bancos receptores privados.

“Vamos a pedir que el gobierno, a través del Banco Central abra una ventanilla para tener un alivio. Que nos cobren por envió, pero que sea menor a como lo hacen algunas instituciones bancarias que realmente se les pasa la mano en el cobro sin importar la cantidad”.

El 70 por ciento de los 3,954 millones de dólares del 2016 se fueron al consumo, como compra de alimentos, ropa, aparatos electrónicos, menos del 10 por ciento al ahorro.

QUE NO PASE
“Por 100 dólares que envían, nos están cobrando hasta 100 a 200 lempiras, pero si el Banco Central abre una ventanilla, entonces, podríamos reducir casi en un 50 por ciento los cobros por envío”.

El anteproyecto de gravar las remesas deberá ser aprobado por el Congreso estadounidense, medida que también pone en alerta al sector de los microcréditos, así lo visualiza la directora ejecutiva de la Red de Microfinanzas de Honduras (RedMicroh), María Martha Salgado.

“En la medida que se recortara un dos o tres por ciento, en esa misma dirección se reducirá el circulante en el país. Es un tema internacional, pero lo positivo es que hace cinco años las remesadoras cobraban hasta 45 dólares; eso ha bajado”.

“Esperamos que la propuesta no pase. El flujo se incrementó desde diciembre de 2016 y anda circulando dinamizando la economía”. En relación a la propuesta de los consumidores, Salgado expone que la competencia ayudaría a reducir los costos de envío.